Cómo bañar a un gato cachorro por primera vez

Es real que los gatos no son muy amigos del agua y aunque hace algún tiempo se creía que no debía dárseles un baño tradicional con agua y jabón, porque ellos se bañaban solos, se ha demostrado la importancia de bañarlos completamente con intervalos de 2 meses máximo para retirar residuos de suciedad y arena que se acumulan en su pelaje. Por esto, es fundamental acostumbrarlos desde pequeños al baño, para que se familiaricen con el agua desde cachorros y no sea un proceso traumático para ellos ni para sus dueños. 

Es necesario hacer del primer baño en los gatos una experiencia agradable, para que en adelante lo relacionen con algo positivo y sea un momento que disfruten. Es recomendable hacerlo lo más temprano posible, entre los 3 y 4 meses de nacidos para que se vayan adaptando a esta rutina.

Lee también: Consejos para una buena higiene y aseo de tu gato

¿Cómo lograr que su primer baño sea agradable?

Prepara el baño previamente  

Ten a la mano todos los elementos a utilizar como shampoo, toallas y recipientes para el agua. Si lo vas a hacer en una tina, tenla lista con el agua tibia antes de llevarlo al baño. Puedes colocar una toalla en la base para que le dé más estabilidad a tu gato y se sienta más seguro. Además, es clave que lo cepilles previamente para evitar nudos cuando lo estés bañando. Es ideal que puedas hacerlo con ayuda de otra persona, ya que, tu gatito intentará escapar al asustarse por ser su primera vez.

Procura siempre hacerlo cuando tu gato esté tranquilo 

Los expertos veterinarios aconsejan bañar a tu gato en un momento de tranquilidad para él. Por ejemplo, después de jugar será más fácil para ti, si lo ve cómo parte de un juego y no como algo a lo que se le obligue. Consiéntelo, dale un mensaje previamente y busca la forma de irlo acercando al agua tranquilamente, antes de mojarlo directamente.  

No olvides cortar sus uñas previo al baño para evitar que en su reacción de temor pueda rasguñarte.

Usa agua tibia y nunca lo pongas directamente bajo el chorro 

El agua fría puede asustarlo más en esta situación, además, el frío puede ser causante de enfermedades. Siempre aplica el agua con ayuda de un recipiente o si cuentas con una manguera manual úsala en una potencia baja y mójalo suavemente por partes. Nunca le mojes su cabeza primero y tampoco lo pongas directamente bajo la presión de la ducha o manguera. Igualmente, sujeta a tu gato con fuerza, pero, de forma delicada para que no se sienta forzado.

Aplica los productos adecuados y en forma de masajes  

Usa siempre productos adecuados para felinos, pues otros tipos de shampoos o acondicionadores que no sean para su uso exclusivo, pueden contener sustancias tóxicas o que alteran su ph. Con nuestro Shampoo con Acondicionador para gatos 2en1 Dinky, podrás consentirlo y hacer que el baño sea más agradable, gracias a su delicioso aroma y a su fórmula que suaviza su pelaje, mientras lo limpia profundamente.   

Frota suavemente el champú por todo el cuerpo, dándole masajes desde su manto y pecho, hacía sus patitas. Para lavar su carita puedes utilizar un poco de nuestro shampoo evitando mojar el área de sus ojos, oídos, boca y su cabeza directamente.

Enjuaga a tu gato rápidamente y sécalo  

Aunque es importante que disfrute el baño, no lo alargues demasiado, intenta que todo sea muy rápido para que no se canse y empiece a estresarse. Asimismo, evita que sienta frío para que no se enferme ni se asuste. Por eso, ten a la mano el agua con que vas a enjuagarlo, aplícala también suavemente, acariciando desde su espalda hacia sus patitas y retira todos los residuos de shampoo. Enjuaga su cara al final evitando mojar directamente sus ojos  boca y cabeza.  

Envuélvelo en una toalla y sácalo inmediatamente de la tina. Con una segunda toalla seca todo su cuerpo con suavidad, frotándolo delicadamente, pero, con un poco de presión para que absorba toda la humedad. Si tu gato, tiene el pelo demasiado largo, usa el sacador a una distancia prudente sin ponerlo directo a su cara porque el ruido y al aire pueden asustarlo.

Premia a tu gatito luego del baño 

Consiéntelo, dale un pequeño snack o su juguete favorito después del baño para que lo asocie con una buena experiencia cuando lo vayas a bañar de nuevo. Luego de bañarlo, abrígalo muy bien y deja que tome una buena siesta para que descanse y pueda relajarse.

Límpialo con baño seco Dinky para gatos entre baño y baño 

Nuestro baño seco ayuda a limpiar muy fácil a tu gatito sin necesidad de agua para mantenerlo limpio entre baño y baño, por lo que puedes usarlo una vez a la semana. Es una manera muy práctica de irlo acostumbrando a una rutina de aseo, en esta primera etapa antes que tenga la edad adecuada para bañarse completamente y puedas iniciar su limpieza en casa.   

Para hacerlo, solo debes peinarlo previamente para quitar el exceso de pelo muerto. Luego, pásale un paño húmedo Dinky para limpiarlo y ahora así, aplica el baño seco para gatos cachorros, frotándolo suavemente sobre su manto, masajeándolo de adelante hacia atrás. Déjalo secar y retira el exceso de producto con una toalla de microfibra.  

Cómo ves bañar a tu gatito puede ser muy fácil, pero todo depende de acostumbrarlo a esta rutina desde muy pequeños, para que se cree el hábito de forma agradable. No olvides, consultar con tu veterinario si tu mascota tiene la edad adecuada para bañarse con agua y si no existe ninguna complicación para hacerlo en casa. Recuerda, siempre hacerlo en un momento de tranquilidad y de forma delicada y así lo pueda asociar con una buena experiencia y no con una situación de estrés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.